Home » Spanish Language » Spanish Translation: Quebec se acerca a la ley marcial para reprimir a estudiantes

Spanish Translation: Quebec se acerca a la ley marcial para reprimir a estudiantes


Quebec se acerca a la ley marcial para reprimir a estudiantes

Por Andrew Gavin Marshall

The following is a Spanish translation of a recent article, “Quebec Steps Closer to Martial Law to Repress Students,” courtesy of Verdad Ahora.

El viernes 18 de mayo, el parlamento de Quebec aprobó una “ley de emergencia” para “restaurar el orden” en la provincia después de tres meses de protestas estudiantiles en una huelga contra la propuesta gubernamental de aumentar en un 80% el costo de la matricula. El debate legislativo duró toda la noche y resultó en una votación de 68-48 a favor de la legislación. La legislación tiene tres ejes principales: (1) “suspende” el semestre escolar para las escuelas más afectadas por la huelga, (2) establece multas muy altas para cualquier persona que intente organizar piquetes o bloquear las escuelas, y (3) impone restricciones masivas sobre dónde y cómo la gente puede manifestarse y protestar en las calles. La ley expira el 1 de julio de 2013.

El lunes 14 de mayo renunció la ministra de educación de Quebec, Line Beauchamp, y fue reemplazada con el presidente de la Junta del Tesoro de Quebec, Michelle Courchesne, ex ministro de educación entre 2007-2010, que también había participado en las fallidas negociaciones del fin de semana del 4 de mayo. Jean Charest, comentó sobre el cambio de ministros y la continuidad de la posición del Gobierno sobre los aumentos de matrícula, declarando que, “Creemos que en esta política… Esta política va a seguir adelante.” El martes 15 de mayo, las protestas continuaron en Quebec, con cerca de 100 policías antimotines pidieron terminar un bloqueo de los estudiantes en huelga de un colegio de la comunidad en Montreal. A los estudiantes se les dijo que “toda la fuerza necesaria” sería utiliza para asegurar que las clases se reanudaran, en línea con una orden judicial obtenida por 53 de estudiantes de la escuela para regresar a clases. Órdenes judiciales han sido regularmente utilizados para socavar la huelga estudiantil, ya que el Estado se niega a reconocer el derecho de los estudiantes a la huelga. Como resultado, una docena – o incluso uno o dos – estudiantes pueden obtener órdenes judiciales para obligar a las escuelas a reabrir e ir a clases. Las medidas cautelares están respaldadas por el poder del Estado, por lo que la policía antidisturbios está obligada a rociar con gas pimienta, gas lacrimógeno y golpear con lumas porras a los estudiantes que formaban los piquetes que bloqueaban el acceso a las escuelas. El 15 de mayo, padres y maestros de los estudiantes en huelga se involucraron para ayudar a organizar el piquete lo que terminó cuando el escuadrón antidisturbios lanzó gases lacrimógenos y arrestó a varias personas.

Esa noche, los líderes estudiantiles se reunieron con la nueva ministra de educación, Michelle Courchesne, en una reunión que duró poco más de una hora, donde los estudiantes instaron al gobierno a “abandonar cualquier estrategia de línea dura e imponer una moratoria.” Los estudiantes presionaron a favor de una “tregua” con el gobierno y señalaron, tras la reunión, que el nuevo ministro fue “receptivo”, pero que “se negó a comprometerse con una postura.” A los estudiantes, sin embargo, el nuevo ministro les aseguró que no debían adoptarse leyes especiales que para forzar un acuerdo. El portavoz de la asociación de estudiantes más grande – CLASSE – Gabriel Nadeau-Dubois, declaró que, “No podemos decir que el impasse ha sido superado. El ministro nos dijo que la decisión será tomada por el gabinete (el miércoles).” Martine Desjardins, otro dirigente estudiantil se mostró optimista al pensar que una solución podría estar a mano, “Esta es una crisis y tenemos que resolverla de manera rápida y todo el mundo está trabajando duro para hacer eso.” Leo Bureau-Blouin, jefe de la federación de estudiantes universitarios, declaró: “Por cierto, esperamos que el gabinete estará abierto a los compromisos.” Los líderes estudiantiles se manifestaron contra el uso de legislación para poner fin al conflicto, con Nadeau-Dubois diciendo: “Sería un gran paso atrás… No se puede poner fin a una huelga como ésta, con la fuerza de la policía.” Gabriel Nadeau señaló que CLASSE estaba discutiendo la posibilidad de perder el semestre, y Martine Desjardins de la Federación de Estudiantes Universitarios de Quebec (FEUQ) indicaron que estaban dispuestos a hacer concesiones en las negociaciones, pero expresó su preocupación por la línea dura del gobierno con órdenes judiciales e intervenciones de la policía, que sólo la reforzarán la rabia y llevaran a reacciones más duras. Leo Bureau-Blouin de la asociación de la universidad declaró que, “estoy seguro de que si nos dan nuevas propuestas nos ayudarían a avanzar”, pero condenó la idea de una ley especial: “Aquello no haría nada para ayudar a la crisis, para ayudar a resolver el conflicto. Con la batería de medidas cautelares, la tensión ha crecido. Una ley especial sólo empeoraría las cosas.”

Los estudiantes salieron de la reunión con la nueva ministra de educación afirmando estar “relativamente satisfechos” y que “esperamos que el Consejo de Ministros esté abierto a nuestros compromisos”, refiriéndose a la reunión de gabinete que se celebraría al día siguiente. Gabriel Nadeau-Dubois describió la reunión como “cordial” y afirmó que “también ha desbloqueado algunos canales de comunicación que habían sido tal vez bloqueados por algunos malentendidos con la señora Beauchamp.” Jeanne Reynolds, otra portavoz de CLASSE, afirmó que el ministro Courchesne “había asegurado a los estudiantes que no tenía ninguna intención cancelar el semestre”, y que ello era “muy tranquilizador”, agregó: “Al igual que nosotros, el ministro parece estar de acuerdo en que las órdenes judiciales no son la solución para resolver la presente crisis… Obviamente nos quedamos muy contentos de oír eso.” Los líderes estudiantiles se sorprendieron al oír al día siguiente que el ministro Courchesne comentó la reunión, diciendo: “Por su parte sentí un endurecimiento de su posición… Eso fue muy claro.” Y añadió: “Voy a informar al gabinete pronto. El gobierno verá qué hacer a continuación.”

Resentidos por el hecho de que una minoría de estudiantes han utilizado recursos de amparo para violar la huelga declarada, el miércoles 16 de mayo, cerca de cien estudiantes pasearon por los pasillos para interrumpir las clases en la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM). Las emociones se calentaron en los enfrentamientos con algunos de los otros estudiantes y profesores. Esto sucedía mientras Jean Charest, y su gabinete se reunían en la ciudad de Quebec para discutir una “solución” a la crisis pasando “legislación de emergencia“.

El 17 de mayo, la líder del opositor Partido Quebequense, Pauline Marois, pidió al primer ministro Charest a sentarse con los estudiantes en lugar de legislar en contra de ellos, “¿Por qué el primer ministro ataca a los jóvenes quebequenses?“. Mientras el gobierno de Quebec presentaba legislación para acabar con las protestas estudiantiles, estudiantes de todos los lados del debate -rojos (a favor de la huelga), verde (a favor del alza), o blancos (que proponían una moratoria de las alzas de matrícula), se unieron para instar al gobierno a negociar en vez de pasar esa legislación “represiva”. El líder estudiantil Leo Bureau-Blouin, comentó: “Claramente se puede ver hoy aquí. Sin importar el color que tengamos, independiente de los partidos políticos, hoy no es momento de jugar a la política partidista… Los parlamentarios fueron elegidos para garantizar la paz social… estamos abiertos a compromisos, estamos abiertos a discusiones.” La líder estudiantil Martine Desjardins, comentó: “Todos los colores están aquí para decir que sería mejor negociar un acuerdo en vez de imponer una solución unilateral a esta crisis.” Incluso el principal representante principal de los estudiantes que quieren regresar a clases y poner fin a la huelga, Laurent Proulx, pidió al gobierno de no recurrir a la legislación, “Queremos asegurarnos de que ambas partes lleguen a un acuerdo que no requiera que uno de ellos tenga que rendirse.” Los líderes estudiantiles anunciaron que impugnarán la legislación en los tribunales, ya que viola su derecho a protestar legítimamente.

Mientras el gobierno de Quebec iniciaba un debate durante toda la noche del jueves en torno a la legislación propuesta, se llevaron a cabo protestas en las cinco ciudades más grandes de Quebec. Antes del debate del jueves por la noche, los líderes estudiantiles fueron citados a nuevas negociaciones, con Martine Desjardins oponiéndose a la legislación de Jean Charest, “Que venga a sentarse con nosotros, y negociar una solución a esta crisis… Que venga a demostrar que él es un jefe de Estado, no sólo un líder de partido.” Bureau-Blouin declaró: “Estamos más preparados que nunca para comprometernos.” Las protestas en Montreal la noche anterior – cuando la legislación fue anunciada por primera vez – atrajeron a miles a las calles y llevó a que la policía antidisturbios detuviese a 122 personas.

“Abandonando toda esperanza de negociar un acuerdo con los estudiantes en huelga”, Jean Charest anunció que, “Tenemos que reducir la presión donde todavía hay huelga. Tenemos que traer de vuelta la paz social.” Con los líderes estudiantiles diciendo que estaban dispuestos a negociar, Jean Charest, anunció que no dará marcha atrás a los aumentos de matrícula, y “prometió un enfoque más duro para asegurar que las clases se reanuden en agosto, con una intervención policial más fuerte para garantizar el acceso.” Y añadió: “Ningún estudiante se verá obligado a asistir a clases. Pero los otros tienen el derecho de asistir a clases en un entorno seguro.” Charest declaró que “No podemos aceptar que el acceso sea bloqueado… no vamos a ceder ante la violencia y la intimidación. Nuestras leyes deben ser obedecidas.” Al parecer, esto significa aprobar nuevas leyes para violar la Carta Canadiense de Derechos y Libertades. Después de todo, “nuestras leyes deben ser obedecidas.” Los líderes estudiantiles advirtieron de los peligros de pasar una ley de ese tipo, ya que la reacción de seguro sería intensa. Leo Bureau-Blouin comentó: “Si hay violencia, si hay tensión, el señor Charest será el único culpable”. Martine Desjardins, comentó: “Ahora sabemos que el señor Charest nunca tuvo intenciones reales de resolver este conflicto.” Gabriel Nadeau-Dubois de CLASSE respondió a la legislación propuesta, “El proyecto de ley que el gobierno propone a la mesa es una ley antisindical, es autoritario, represivo y vulnera el derecho de los estudiantes a la huelga… Este es un gobierno que prefiere golpear a sus jóvenes, ridiculizar a sus jóvenes, en lugar de escucharlos.” Los líderes estudiantiles siguieron pidiendo a los estudiantes organizar manifestaciones pacíficas y apoyar los planes para una manifestación masiva el martes 22 de mayo para conmemorar el 100º día de huelga.

La legislación – el proyecto de ley 78 – incluye fuertes multas para quienes participan en manifestaciones de huelga estudiantil: “multas de entre 1.000 y 5.000 dólares para cualquier persona que evite que alguien entre en una institución educativa”, y estas cifras suben a “entre 7.000 y 35.000 dólares para un líder estudiante y entre 25.000 y 125.000 para los sindicatos o federaciones de estudiantes.” El proyecto de ley tendría como objetivo esencial llevar a la bancarrota y destruir a las asociaciones de estudiantes. Además, incluye nuevas regulaciones estrictas en lo que respecta a la celebración de manifestaciones que incluyen la que ordena a los organizadores de una manifestación dar a la policía (por escrito) al menos ocho horas antes de la manifestación prevista, los detalles del itinerario, la duración, la hora y la ruta de una marcha. La policía entonces tendrá el “derecho” a realizar cambios, “a fin de preservar la paz y mantener el orden y la seguridad pública”. Gabriel Nadeau-Dubois, comentó: “Esto es abuso de poder… Es totalmente inaceptable en una democracia presentar dicha legislación.” Leo Bureau-Blouin, el líder estudiantil que ha estado más dispuesto a negociar, comentó: “Esta legislación es un golpe a la libertad de expresión.” Martine Desjardins afirmó que el proyecto de ley es una “declaración de guerra contra el movimiento estudiantil.” El proyecto de ley, han explicado los dirigentes estudiantiles, no hará sino aumentar la tensión y hacer que la crisis empeore. Jean Charest, comentó: “Tenemos la convicción de que esta decisión es importante. No sólo para nuestros jóvenes, sino para el futuro del pueblo de Quebec.”

La legislación ha llevado a llamados importantes a la desobediencia civil. Gabriel Nadeau-Dubois declaró: “Cuando las leyes se hacen injustas, a veces hay que desobedecer y ahora estamos pensando seriamente en esa posibilidad… La represión policial no nos asusta. Las manifestaciones continuarán esta noche, creo yo, todas las noches si es necesario.” Un miembro de la Asamblea Nacional, Amir Khadir, el líder del partido político Quebec Solidario, declaró que, “La desobediencia civil es una cosa noble… Desde mi punto de vista democrático y el de mi partido, la desobediencia civil, cuando está justificada y es moralmente correcto y loable, es políticamente correcta.” El viernes 18 de mayo el Colegio de Abogados de Quebec declaró que tenía “serias preocupaciones” respecto a la legislación, calificándola de “excesiva”. Estudiantes y grupos sindicales se unieron el viernes para oponerse a la ley, y acusando que Quebec se está transformando en un “estado totalitario”, y diciendo: “Esta ley está guiada por la agresividad, la rabia y la venganza del Partido Liberal.” Pero no todo el mundo estaba molesto por ello. Puesto que la ley exige a los organizadores a informar a la policía sobre reuniones de 10 o más personas, la Cámara de Comercio de Gatineau, Quebec, dio a conocer una declaración “beso en la mejilla” con sus planes de celebrar una “asamblea de más de 10 personas”, y preguntó cuántos policías estarían presentes “para que puedan preparar una cantidad apropiada de aperitivos.”

Nadeau-Dubois declaró: “Creo que mi cólera es bastante representativa de la manera en cómo los estudiantes se sienten, y estoy convencido de que se expresará en las calles… a lo largo de los próximos días y semanas” y agregó: “Es una declaración de guerra, no sólo contra los estudiantes, sino también contra todo aquel que se aferra de algún modo a la democracia, contra cualquier persona que se aferra a lo que Quebec era antes de presentarse esta legislación.” Predijo que los quebequenses se “levantarán contra un documento tan inaceptable.” Los jefes de los tres principales sindicatos de Quebec se mostraron en oposición a la ley, con un líder declarando: “El gobierno de Quebec optó por utilizar el garrote en lugar del diálogo y las negociaciones… Quebec no debe convertirse en un estado policial y eso es lo que significa esta ley.” Louis Masson, presidente de la Asociación de Abogados de Quebec, afirmó que, “Este proyecto de ley, de aprobarse, es una violación a los derechos fundamentales y constitucionales de los ciudadanos.” Un sindicato de profesores universitarios declaró: “Si ya no somos capaces de protestar en nuestra sociedad, ésta se convierte en una sociedad totalitaria… Le estamos pidiendo a nuestros miembros defender su derecho fundamental, el derecho a manifestarse.”

La legislación también prohíbe a los estudiantes manifestarse en el interior o incluso a 50 metros de edificios universitarios. En esencia, esto equivale a hacer ilegal de la libertad de reunión y expresión en los campus universitarios. Bureau-Blouin declaró: “Este proyecto de ley transforma todas las protestas civiles en un delito y transforma un estado que tiene una tradición de apertura en un estado policial… Se trata de un límite no razonable a nuestro derecho a manifestarnos y su objetivo es matar a nuestras asociaciones.” La legislación apunta directamente a las asociaciones de estudiantes. Si una asociación de estudiantes intenta interrumpir o impedir que los estudiantes lleguen a las clases, “perderán su financiación.” Además, “por cada día de clases que se vea afectados por las medidas adoptadas por un grupo de estudiantes, la pena se elevará hasta el cese de la financiación a largo plazo.” Este proyecto de ley podría “dejar a las asociaciones de estudiantes prácticamente en bancarrota” por apoyar la huelga. También restringe severamente la capacidad de otros sindicatos y de profesores y maestros de apoyar a los estudiantes en huelga.

Expertos legales comenzaron a manifestarse en contra de la legislación, diciendo que “va demasiado lejos y viola los derechos fundamentales.” Para añadir insulto a la injuria, el mismo día que la legislación fue votada a favor, la ciudad de Montreal en voz baja aprobó una ordenanza que prohíbe el uso de máscaras en las protestas. El Colegio de Abogados de Quebec, explicó que sus “serias preocupaciones” respecto al proyecto de ley 78 incluyen el hecho de que, “La escala de sus restricciones a las libertades fundamentales no está justificada por los objetivos perseguidos por el gobierno.” El presidente del Colegio de Abogados de Quebec añadió, “El gobierno está haciendo más difícil para las personas organizar manifestaciones espontáneas. Se trata de limitar la libertad de expresión.” Un profesor de derecho de la Universidad de Laval, Louis-Philippe Lampron, experto en derechos humanos, comentó: “Léalo. Estoy aturdido. No puedo creer que un gobierno democrático pueda adoptar una ley así.”

Otro profesor de derecho de la Universidad de Laval, Fannie Lafontaine, expresó su preocupación por las disposiciones de la ley “que tienen por objeto impedir que los manifestantes impidan que otros estudiantes asistan a la escuela”, ya que las secciones 13 y 14 establecen que nadie puede “contribuir directa o indirectamente” a retrasarlas clases o prevenir que otros puedan tener acceso a ellas. El artículo 15 dice que las asociaciones de estudiantes deben tener los “medios apropiados” para asegurarse que sus miembros “directa o indirectamente” no contribuyan a retrasar o negar el acceso a las clases. La sección 25 amenaza con multas que van hasta los 125.000 dólares para las asociaciones de estudiantes que violen estas disposiciones. El profesor de derecho Lafontaine advirtió que “esas secciones tienen definiciones demasiado amplias, mientras que al mismo tiempo están hermanadas con penas severas”, y agregó: “A los alumnos se les dice pide tener los “medios apropiados” y no sabemos lo que esto implica, a “inducir” a los miembros a cumplir, así que existe la obligación de obtener resultados… eso no funciona en el derecho. No se puede tener delitos que están escritos de forma tan vaga que son imposibles de respetar.” También dijo: “En tiempos de crisis, todos los gobiernos tienden a restringir los derechos fundamentales y la historia demuestra que las restricciones excesivas no ayudan a restablecer el orden.” Louis Roy, quien representa a la mayoría de los docentes de la provincia, dijo que sus miembros están “asqueados”, y que, “no va a colaborar en cualquier tipo de acción policial. Ellos no van a convertirse en una especie de escuadrón de policía para el gobierno provincial. Estamos muy cerca de tener un gobierno dispuesto a pisotear los derechos fundamentales.” Otro dirigente sindical declaró: “Esta ley es digna de una república bananera.

La Asociación Canadiense de Profesores Universitarios se pronunció el 18 de mayo condenando el proyecto de ley 78, “por violación de las libertades fundamentales de asociación, reunión y expresión.” James L. Turk, director ejecutivo de la Asociación Canadiense de Profesores Universitarios, declaró: “Esta ley especial es un terrible acto de represión masiva… El gobierno de Quebec ha optado por ejercer la mano dura de la ley como un arma para reprimir la disidencia.” El proyecto de ley no sólo impone fuertes multas y límites a la libertad de reunión, sino que también estipula que las asociaciones de estudiantes (y otras asociaciones de apoyo, incluidos los sindicatos) se hacen responsables de cualquier acto de violencia de terceros que suceda en las manifestaciones. Turk dijo: “Ahora, más que nunca, el resto de Canadá debe colocarse un cuadro de género rojo que muestra su apoyo a los estudiantes de Quebec y a las libertades civiles… El proyecto de ley 78 debe ser derrotado en nombre de la democracia o el resto de Canadá deberá unirse a los estudiantes en las calles.”

Lucie Lemonde, profesora de derecho de la Universidad de Quebec en Montreal, declaró: “Es la peor ley que he visto nunca, a excepción de la Ley de Medidas de Guerra, “que fue la invocación de ley marcial en Quebec en 1970 durante la crisis de Octubre. Y añadió: “Sabíamos que algo iba a venir, pero yo no creía que lo utilizarían para cambiar las reglas del juego en términos de los derechos de manifestación.” Al mismo tiempo, el Presidente de la Cámara de Comercio del Área Metropolitana de Montreal, Michel Leblanc, “acogió con satisfacción el proyecto de ley como una manera de proteger los negocios del centro, que dicen que están sufriendo a causa de las frecuentes manifestaciones.” Al final, durante el viernes 18 de mayo:

Los grupos de estudiantes, sindicatos, políticos de oposición, una gran cantidad de estudiosos del derecho, la Comisión de Derechos Humanos de Quebec, comentaristas de derecha e izquierda, y el habitualmente discreto Colegio de Abogados de Quebec criticó la ley provincial como un asalto al el derecho a expresarse y reunirse libremente.

“Este proyecto de ley viola muchos de los derechos fundamentales de nuestros ciudadanos. La base de una democracia es el estado de derecho. Debemos respetar la ley. También hay que respetar las libertades fundamentales, como la libertad de protestar pacíficamente, la libertad de expresión y la libertad de asociación”, dijo en una entrevista el presidente del Colegio de Abogados, Louis Masson.

El líder del partido Quebec Solidario, Amir Khadir, declaró: “esta es una ley aporreadora impuesta por un gobierno ilegítimo y corrupto… Hago un llamamiento a todos los ciudadanos a respetar las leyes. Pero tenemos que hacernos la siguiente pregunta: ¿Hay que obedecer a una ley que nos quita los derechos fundamentales garantizados por la Constitución? ¿Podemos justificar la desobediencia?”

Así que aquí es donde hemos llegado hasta ahora: el gobierno de Quebec ha decidido que en lugar de comprometer sus alzas de matrícula – algo que desde el principio ha dicho no estar dispuesto a considerar siquiera – y en lugar de negociar de buena fe con los estudiantes, ya que todas las negociaciones han sido farsas hasta ahora, “castigará severamente” a los estudiantes de Quebec, implementando la “peor ley” desde Ley de Medidas de Guerra de 1970, que fue una declaración de ley marcial. El proyecto de ley 78 equivale a una pseudo-declaración de ley marcial contra los estudiantes de Quebec. La Carta Canadiense de Derechos y Libertades garantiza los derechos a la libertad de expresión, reunión y manifestación. El proyecto de ley 78 es la ley más peligrosa en todo Canadá, y una de las leyes más peligrosas de nuestra historia como país. Debemos oponernos, y ante estas medidas que se esperan de un estado policial del “Tercer Mundo”, pero no de una llamada “democracia”, la desobediencia civil es justo, correcta, y necesaria.

Ya no se trata de la matrícula.

Nuestra libertad está en juego.

Andrew Gavin Marshall es un investigador independiente y escritor residente en Montreal, Canadá, que escribe sobre una serie de cuestiones sociales, políticas, económicas e históricas. También es Project Manager del The People’s Book Project y presenta un programa semanal de podcast, “Empire, Power and People”, en BoilingFrogsPost.com.

About these ads

2 Comments

  1. [...] Quebec se acerca a la ley marcial para reprimir a estudiantes [...]

  2. [...] Quebec se acerca a la ley marcial para reprimir a estudiantes [...]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 1,277 other followers

%d bloggers like this: